Demetrio de Falera escribió su Apotegmas de los ocho sabios (de la antigua Grecia) resumiendo algo de las más altas cumbres de la sabiduría occidental; y entre ello, lo que reproducimos.

 

 

Tales de MiletoPlastócrates de EfesoSolón el AteniensePitaco de Mitilene  |  Bias de Priene  |  Cleóbulo de Lindos  |  Quilón el LacedemonioPeriandro de Corinto

 

-.-

 

 

 

Tales de Mileto dijo:

Haz promesas, la falta no está lejos.
Acuérdate de tus amigos, tanto de los presentes como de los ausentes.
No adornes tu exterior: tu forma de vivir es lo que te embellece.
No atesores deshonestidad.
Cuídate que aquellos a quienes te liga un juramento; no te odien por tu locuacidad .
No titubees en alabar al autor de tus días.
Rechaza todo lo que sea deshonesto.
La dedicación que hayas otorgado a tus padres, espera recibirla de tus hijos cuando seas viejo.
Es difícil saber lo que es bueno.
La mayor satisfacción es obtener lo que se desea.
La ociosidad es penosa.
La intemperancia es un mal.
La ignorancia es un muy pesado fardo.
Aprende y enseña sólo lo que es mejor.
No te entregues a la ociosidad aún siendo rico.
Esconde tu felicidad, no provoques envidia.
Haz de manera que no atraigas compasión.
Demuéstrate mesurado.
Guárdate de otorgar tu confianza a todos por igual.
Antes de mandar, primero aprende a gobernarte a tí mismo.

Plastócrates de Efeso dijo :

Ser fiel a las propias ideas requiere tenerlas.
Cría cuervos y tendrás muchos.
Sólo sé que no sabéis nada.
Más vale pájaro en mano que todos volando.
Ya se sabe que nunca se sabe.
Casi nadie es profeta en ninguna tierra.
Conocerte a ti mismo puede no merecer la pena a nadie.
Conviene aparcar más pronto que tarde.
Hay alguien aquí?
Tu nombre es Nadie.
Cuando el río suena, contaminación lleva.
Ver, oir, callar, pero no se olvide respirar.
En boca cerrada no entra nadie.
Nunca segundas partes fueron décimooctavas.
Si no hay luz solar, probablemente es de noche.
A la tercera va la tercera.
Sólo hubo un pecado auténticamente original.
Procusto era bajito.
Todo se crea, se consume y arroja a la basura.
Sólo pueden aburrirse las personas físicas.
La Luna no tiene dos caras porque es redonda.
El que calla, callado está.
Los pescadores deben juntarse en ríos revueltos.
Cualquier tiempo pasado fue anterior.
Hombre prevenido vale por CXVII.
Yo soy; vosotros sólo estáis.
Afortunado en el juego, infortunado con hacienda.
El sentido común es el menos común de los sentidos.
Quien pronto madruga, temprano desayuna.
No hay relación entre preguntas y respuestas.
Incluso para los cojos, mejor con dos sandalias.
Muerto el perro, se acabó el can.
Se espera cuando se espera, no cuando se desespera.
La simetría es el arte de los tontos; la gastronomía, de los escépticos.


Solón el Ateniense dijo:

Nada en exceso.
No te pongas como juez, serás odiado por los que has hecho condenar.
Huye del placer que da tristeza.
Sé escrupulosamente honesto en tu conducta: vale más que la palabra dada.
Sella tus palabras con el silencio, y el silencio con tu actitud.
No mientas: di la verdad.
No consagres tu vida sino a lo que es honesto.
Que tus palabras no sean más justas de lo que fueron las de tus padres.
No te apresures a tener amigos; pero cuando los tengas no los rechaces después de probados.
Cuando hayas aprendido a obedecer, sabrás mandar.
Si crees que es bueno que los demás te rindan cuentas, acepta que tú también las tengas que rendir.
A tus conciudadanos aconséjales no lo que es agradable, sino lo que es mejor.
No te muestres insolente.
No frecuentes a los malvados.
Consulta a los dioses.
Respeta a tus amigos.
Honra a tus padres.
Que la razón sea siempre la que te guíe.
No cuentes todo lo que han visto tus ojos.
Sea lo que fuere lo que sabes, acepta callar.
Sé dulce con los tuyos.
Conjetura lo invisible por lo que se ve.


Pitaco de Mitilene dijo:

Aprende a discernir el momento oportuno.
No cuentes tus proyectos, porque si fracasas se reirán de tí.
Ten amigos.
No hagas nunca lo que reprochas a los demás.
No reprendas al desgraciado porque es entonces cuando interviene la venganza divina.
Devuelve lo que se te ha confiado.
Tolera los pequeños inconvenientes que los demás te infligen.
Ama a tu prójimo, aún cuando le seas levemente inferior.
No hables mal del amigo ni bien del enemigo: es señal de falta de reflexión.
¡Cuánto beneficia discernir lo que ocurrirá! El pasado es firme, el futuro incierto.
La tierra es segura, el mar no.
La ganancia no se sacia.
Gana en honestidad.
Trata de ser respetuoso.
Ama la instrucción, la moderación, la prudencia, la verdad, la buena fé, la experiencia, la habilidad, la compañía de otro, la exactitud, el aplicarse al cuidado de la casa, el arte, la piedad.


Bias de Priene dijo:

La mayoría de los hombres son deshonestos.
Mírate en un espejo: si eres hermoso actúa con honestidad; si te ves feo, corrige por medio de la honestidad de tu conducta la imperfección de la naturaleza.
Tómate tiempo antes de lanzarte en una empresa, pero cuando hayas comenzado el trabajo prosíguelo con energía.
Detesta la precipitación y la charlatanería: evitarás faltas porque no se tarda mucho en arrepentirse de estos defectos.
No seas ni tonto ni malvado.
No cometas imprudencias.
Ama la prudencia.
Respecto de los dioses, dí que son dioses.
Reflexiona en lo que haces.
Se un amable y complaciente oyente.
Habla con propósito.
Si eres pobre no reprendas a los ricos a no ser que tus reproches sean particularmente útiles.
Acércate a las gentes por la persuasión, no por la violencia..
Cuando hagas algo bueno atribúyelo a los dioses, no a tí.
Si eres adolescente aplícate a los acción, si eres anciano a la sabiduría.
A tu trabajo aportarás memoria, a tu carácter nobleza, a tus esfuerzos moderación, a tus temores piedad; corregirás la riqueza por medio de la amistad; impondrás lealtad a tus palabras, discreción a tus silencios, equidad a tus juicios. A tus emprendimientos osados aporta un coraje viril, a tus actos firmeza, a tus triunfos autoridad y a tu naturaleza nobleza.


Cleóbulo de Lindos dijo:

La mesura es la mejor de todas las virtudes.
Hay que respetar al padre.
Ocupémonos de comportarnos bien en cuerpo y alma.
Hay que saber escuchar, pero no a todos indistintamente.
Conviene saber mucho y no ignorar.
Ten una lengua tolerante.
Detestar la injusticia es lo propio de la virtud y lo contrario de la maldad.
Sé piadoso.
Da a tus conciudadanos los mejores consejos.
Cuida tu lengua.
Nada hagas con violencia.
Educa a tus hijos.
Invoca a la Fortuna.
Pon un fin a tus odios.
Considera como enemigo público a cualquiera que odie al pueblo.
Ante nadie debes despreciar a tu mujer ni acariciarla: la primera actitud es la peor, pero la segunda puede llevar a una loca pasión.
No castigues a tus esclavos cuando estén ebrios: creerán que tú mismo estás ebrio.
Cásate con una mujer de igual condición: si la tomas más rica tendrás amos en lugar de parientes.
No animes al burlón con tu sonrisa: te harás detestable a los burlados.
En las ocasiones buenas no seas orgulloso, y en las malas no te humilles.


Quilón el Lacedemonio dijo:

Conócete a ti mismo.
Cuando bebas habla poco: no te librarás de faltas.
No es conveniente que amenaces a hombres libres.
No hables mal de otro porque oirás lo que no te agradará.
Acude sin prisa a las fiestas de tus amigos, pero a socorrerlos, inmediatamente.
Celebra tu matrimonio con parsimonia.
No digas feliz a nadie, antes de su muerte.
Respeta tus mayores.
Detesta a quien se ocupa de los asuntos ajenos sin discreción.
Mejor es una pérdida que se sufre una vez, que una ganancia deshonesta que lamentar siempre.
No te burles de las desgracias.
Si eres fuerte mantente tranquilo: los demás de respetarán mucho más que si te temieran.
Sabe cómo conducir tu propia casa.
Que tu lengua no se adelante a tu razón.
Modera la ira.
Obedece a las leyes.
Si has padecido injusticia, reconcíliate con el ofensor, pero si fueras injuriado, véngate.


Periandro de Corinto, dijo:

El estudio se dirige a todas las cosas.
Es bueno el descanso.
Es peligrosa la temeridad.
La ganancia deshonrosa es una mancha contra nuestra naturaleza.
Prefiero la democracia a la tiranía.
Los placeres son mortales, las virtudes inmortales.
Se mesurado cuando te toque ser feliz, pero en la adversidad obra con prudencia.
Es mejor morir ahorrativo que vivir necesitado.
Muéstrate digno de tus progenitores.
Trata de que en vida, te alaben, y muerto, juzguen que fuiste feliz.
Sé siempre el mismo tanto para tus amigos felices como para los desdichados.
Falta a los compromisos que has contraído forzado.
No divulgues las conversaciones secretas.
Reprocha pensando que de aquí a poco serás el amigo de a quienes reprochas.
Aliméntate de leyes antiguas y de comida fresca.
No solo castiga a los culpables: impídeles que cometan nuevas faltas.
Esconde tus desgracias para que no se alegren tus enemigos.